En primera persona: teatro cubano en Nápoles
Autor: Esther Suárez Durán | Fuente: CUBARTE | 28 de Abril 2004
(Cubarte).- Del 25 de marzo al 15 de abril tuvo lugar en la ciudad italiana de Nápoles la segunda edición del Concurso internacional de dramaturgia femenina “La escritura de la diferencia”, auspiciado por la Asesoría para la Igualdad de Oportunidades, de la Provincia de Nápoles, y organizado por la institución C.A.M. dello Spettacolo y la Compañía La Métec Alegre, al frente de cuyas actividades estuvo la joven directora Alina Narciso.

El certamen, que involucra a Italia, Argentina y España, invita cada vez a un cuarto país que esta vez resultó ser Cuba, y con la intervención de un jurado conformado por académicos, críticos y artistas se dispone a entregar un premio por cada país participante.

Sin embargo, en esta ocasión el Jurado decidió premiar solamente dos obras entre todas las concursantes: Edgardo practica mientras Cósima hace magia, de Patricia Suárez, por Argentina, y De hortensias y de violetas, de mi autoría, por Cuba, reservando una mención para el texto italiano Rosso Fisso, de la joven Federica Festa, y otorgando un Premio Especial a la Carrera a la profesora, investigadora y autora teatral cubana Raquel Carrió quien se desempeña como asesora del Teatro Buendía, en atención a su carácter de fundadora de la Facultad de Arte Teatral de la Universidad de las Artes de La Habana , a su labor en la Escuela Internacional de Teatro de América Latina y El Caribe (EITALC)– proyecto lidereado por el dramaturgo argentino Osvaldo Dragún en los ochenta e inicio de los noventa–, a su participación como docente en la Escuela Internacional de Antropología Teatral (ISTA) y a su labor creadora en el Teatro Buendía por más de quince años.

Las jornadas conclusivas del concurso incluían la presentación de algunos importantes espectáculos realizados por mujeres y la lectura dramatizada de las obras ganadoras, así como del texto de Raquel Carrió El vuelo del Quijote, con la correspondiente entrega de los premios y reconocimientos, el desarrollo de un encuentro con estudiantes de la enseñanza media algunos de los cuales participan en laboratorios teatrales, un seminario acerca de la escritura femenina en el teatro con la intervención de periodistas culturales, académicos, actores y actrices, directores y autoras teatrales, y la presentación de un volumen con las obras premiadas en la presente y pasada edición a cargo de la casa editora Guida – Collana Teatro.

El encuentro con los estudiantes evidenció la presencia de jóvenes inquietos con preguntas y declaraciones sensibles e inteligentes, mientras el Seminario discutió la presencia de la escritura femenina en la escena a partir de la matriz de los espacios públicos y privados, en tanto las autoras participantes referían la experiencia histórica de sus respectivas regiones.

El fenómeno de mayor interés lo constituyó, por supuesto, la lectura dramatizada de las obras que trascendió todas nuestras expectativas al resultar prácticamente la revelación de una puesta en escena en proceso, puesto que junto al arreglo básico se contaba con elementos escenográficos, vestuario, maquillaje, peinado, diseño de iluminación, y un grado de elaboración de los personajes por parte de los actores.

Los textos presentados de este modo tuvieron por espacio diversas instituciones de la ciudad entre las que se contaban la afamada librería Guida Porta Alba, de gran tradición de lecturas durante las décadas de los sesenta y setenta, la Sala del Consejo de Santa María La Nueva, la Academia de Bellas Artes, entre otras, de manera de promocionar las actividades del evento por toda la ciudad.

Al cabo de las representaciones de las obras premiadas se abría un diálogo con el público asistente que desbordaba las temáticas y formas expresivas de las propuestas escénicas para extenderse a otros asuntos relacionados con el teatro y la sociedad de los respectivos países.

Las obras cubanas De hortensias y de violetas y El vuelo del Quijote fueron acogidas con interés y regocijo por los espectadores quienes premiaron a sus autoras, directora y actores con un caluroso aplauso.

Con este proyecto sus patrocinadores y organizadores pretenden abrir un espacio en la rica vida teatral napolitana para difundir y desarrollar la dramaturgia femenina creando una red de intercambio y un fondo de obras a disposición de todos los interesados.

Nápoles, capital de la provincia del mismo nombre y de la región italiana de Campania, importante puerto de mar, ciudad construida sobre las laderas y en las estribaciones de la cadena montañosa que rodea su hermosa bahía cuenta con una vasta historia cultural de la que dan fe sus imponentes castillos y sus numerosos monumentos históricos, así como la famosa Biblioteca Nacional que guarda una valiosa colección de libros y manuscritos y el Museo Nacional con su extensa serie de cuadros, frisos, jarrones, utensilios domésticos y esculturas grecorromanas encontrados en Pompeya y Herculano y la famosa colección de arte Farnese.

Desde fines del siglo XIX su puerto fue uno de los más importantes puntos de partida de los emigrantes italianos hacia el continente americano, acompañados de sus costumbres y canciones, incorporadas desde entonces a nuestras prácticas culturales.

Reconstruida luego de la II Guerra Mundial, en que fue duramente bombardeada por los aliados hasta su rendición en 1943, la ciudad, que ha padecido también la sacudida de los terremotos, ostenta las huellas de las culturas griega, romana, bizantina, francesa y española mientras se extiende muy próxima al Vesubio– el único volcán activo en el continente europeo, cuyas laderas, no obstante, están cubiertas de viñedos, huertos, robles y castaños– y hace gala de una vitalidad desafiante y contagiosa que en mucho los acerca a nosotros.

La inclusión de Cuba como país participante en el certamen propició una oportunidad de encuentro entre los teatristas de aquí y de allá que quien sabe sea el punto de partida para el desarrollo de futuras acciones conjuntas.